¿No tomar sol puede causar depresión?

La depresión es una condición mental que se caracteriza por generar un estado de ánimo muy bajo con sentimientos de tristeza y culpa. Lo cual, puede generar una alteración en el comportamiento individual, implicando mayores dificultades para la interacción con los demás.

En la cotidianidad, la depresión puede estar asociada a múltiples factores, como las relaciones interpersonales, las relaciones con los demás, tanto seres queridos como familiares, amigos o incluso, hasta con personas relativamente lejanas, siempre y cuando estas puedan tener conductas que inciden de forma negativa en la individualidad de cada quien.

Incluso, existen personas que sufren de depresión debido a causas genéticas, es decir, que se trata de una enfermedad hereditaria en la que las familias tienen antecedentes de depresión crónica, afectando en diferentes niveles a los sucesores.

Existen una gran variedad de causas asociadas a la depresión, como también lo pueden ser las circunstancias psicosociales, dentro de las cuales se incluyen la soledad, el aislamiento y el cansancio, lo cual puede intensificar la enfermedad y hacer que sea más complicado sacar a la persona del estado depresivo.

En este sentido, el hecho de permanecer solo en casa y sin ánimos de salir, puede evitar que la persona deprimida tome el sol, lo que puede provocar que los niveles de serotonina disminuyan notablemente, aumentando el nivel de depresión.

Aunque no lo creas, la luz solar es indispensable para mejorar el estado de ánimo, de allí que cuando las personas están bajo una situación de este tipo sea recomendable la exposición solar y el movimiento. Gracias a ello, el cuerpo puede generar más serotonina y melatonina que son hormonas indispensables para la regulación del estado de ánimo y el sueño, funciones que a su vez se vinculan con el bienestar y la salud mental.

Niveles de la depresión

No tomar sol puede ser un factor desencadenante de la depresión, pero la incidencia del mismo también dependerá del grado o nivel de la misma, de allí que sea necesario distinguir cada una de ellas:

  1. Depresión leve: Es aquella en la que el paciente cumple con los criterios clínicos para considerarse que está deprimido, pero los síntomas no alcanzan a tener repercusiones directas en su vida diaria, por lo tanto, puede ser tratada a nivel psicológico para aliviar los síntomas mientras la persona continúa con sus actividades cotidianas.
  2. Depresión moderada: En esta instancia, la depresión es capaz de afectar la vida diaria del individuo, haciendo que sea más complicado cumplir con sus responsabilidades o asumir ciertas tareas y funciones. En estos casos, la persona suele presentar un estado de ánimo muy bajo, sensación de tristeza, llanto, pérdida del apetito y del sueño y falta de interés por las cosas que antes lo motivaban.
  3. Depresión severa: En este caso, se le considera depresión clínica, la cual representa una desviación del estado de ánimo que va más allá de las variaciones que puedan presentarse normalmente en el día a día. Normalmente, se estima que la persona está deprimida clínicamente cuando presenta estos síntomas de forma sostenida durante dos semanas. Si la depresión es severa, es posible que además de la terapia individual, sea necesario complementar con tratamiento psiquiátrico y medicación.

Cuando afecta mayormente la depresión

Una de las características de la depresión como condición de salud mental, es que sus síntomas se intensifican o se presentan con mayor fuerza durante la noche, lo cual suele deberse a que las personas se encuentran en un estado de reposo y atención total a sus pensamientos, lo cual, les permite experimentar con mayor intensidad sus síntomas.

Pero, además de eso, de acuerdo a las investigaciones las personas que están expuestas a grandes cantidades de luz artificial durante la noche tienen mayores probabilidades de aumentar su estado depresivo, mientras que aquellos que se exponen a la luz solar durante el día tienen mayores posibilidades de mejorar su estado de salud mental.

En este sentido, el sol parece ser un factor de importancia para mejorar el estado de salud de los pacientes que atraviesan un episodio depresivo, de allí que una de las recomendaciones de los especialistas sea salir a caminar un poco y distraerse al aire libre. Aunque si bien en este estado, las personas suelen experimentar muy poco ánimo para hacer este tipo de actividades, está comprobado que es una opción adecuada para mejorar paso a paso.

Recuerda que la depresión es una enfermedad y debe ser tratada como tal, por lo que es importante que si presumes que estás pasando por un episodio depresivo, solicites ayuda y asesoramiento a un especialista que pueda ofrecerte alternativas para mejorar consecuentemente.

Si este es tu caso, no dudes en ponerte en contacto con Espazio Terapia, donde podrás encontrar a los mejores especialistas dispuestos a apoyarte para superar esta etapa tan compleja y delicada.

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS).

0 / 5

Your page rank:

Resumen
¿No tomar sol puede causar depresión?
Nombre del artículo
¿No tomar sol puede causar depresión?
Descripción
Tomar sol nos llena de vitamina D y nos hace sentir mejor durante el día, sin embargo, ¿puede llevarnos a la depresión el estar a oscuras?
Autor
Publisher Name
Espazio Psicoterapia
Publisher Logo

Otros relatos…

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuración de cookies

Cuando usted visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies nos permiten contar las visitas y las fuentes de tráfico, para poder medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio.

Hacemos un seguimiento de la información anónima de los usuarios para mejorar nuestro sitio web.
  • _gid
  • _ga
  • _gat

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
Ir al contenido